Chemex: ¿cómo preparar café con estilo?

Chemex: ¿cómo preparar café con estilo?

La Chemex no es un lindo florero hipster. Este es uno de los métodos de preparación de café más fotogénicos, más instagrameados y uno de los favoritos de Café Cohete. Con este método de preparación se obtiene una bebida limpia y ligera, en la que se podrán resaltar atributos del café como la acidez.

Esta cafetera fue inventada por el alemán Peter Schlumbohm en la década del 40, cuando vivía en Estados Unidos. Para su concepción se basó en un matraz de Erlenmeyer y un embudo de vidrio. Además de su forma, los filtros de papel son muy importantes para la preparación.

Su diseño es tan icónico que, incluso, ha estado exhibida en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) y ha salido en series como ‘Friends’, ‘Mad Men’, ‘Brooklyn 99’ y la película ‘Interstellar’.

Esta cafetera viene en varios tamaños, aunque los más populares son los de tres y seis tazas. La primera tiene una capacidad, de acuerdo con su fabricante, de una pinta (473 ml) mientras que la segunda tiene una capacidad de 30 onzas (cerca de 850 ml de agua).

¿Cómo preparar un café en Chemex?

¿Quieres aprender a preparar café en la Chemex?

En primer lugar, deberás tener la cafetera y los filtros. Existen filtros específicos tanto para la Chemex de tres como de seis tazas.

Estos filtros tienen varias formas. Para el tamaño de tres tazas tienen forma de medio círculo. Por su parte, los filtros para el tamaño de seis tazas pueden ser cuadrados o redondos y ya vienen doblados.

Para poner un filtro en la cafetera, deberás tomarlo doblado con la punta cónica hacia abajo y abrirlo de forma que dejes un lado con tres capas y otro con una sola capa. El lado de las tres capas es el que debe ir hacia la boca de la Chemex. 

Después de poner el filtro en el método, deberás purgarlo con agua caliente. Esto significa humedecerlo como si ya estuvieras filtrando el café. El agua que desciende ayudará a precalentar el vidrio de la cafetera. Ten en cuenta que el agua que quede allí abajo deberás descartarla, por eso usa solamente la suficiente para humedecer el filtro. Al purgar el filtro evitarás sabores a papel en tu café.

El café debe tener molienda media, con un tamaño parecido al de la sal marina. Para elegir la cantidad de café qué vas a usar, te recomendamos:

Si deseas usar 450 mililitros de agua, te recomendamos dividir por 15 este número para saber cuánto café usar. Es decir, podrás usar 30 gramos de café. Este valor resulta de la división de 450 en 15. Si quieres un café más concentrado podrás dividir por un número menor (como 14 o 13), de esta forma estarás utilizando más café por la misma cantidad de agua. 

Pon el café molido sobre el filtro y mueve la Chemex para homogeneizarlo (con el fin de que las partículas formen una superficie plana). Luego, vierte agua al doble del peso del café para hacer una preinfusión por 30 segundos. (Es decir, si colocaste 30 g de café, podrás verter 60 ml de agua en la preinfusión). 

Después de este tiempo, continúa vertiendo el agua hasta llegar a los 450 ml (o el máximo que hayas calculado). Para esta operación debes ayudarte de una gramera. El agua debe ser vertida en sentido circular, tratando de humedecer todas las partículas del café.

Al final, obtendrás tu bebida. Simplemente retira el filtro con el sobrante del café y descártalo. Podrás servir tu café directamente desde la Chemex. Antes de servir, precalienta los pocillos en los que vas a servir la bebida para evitar choque térmico.

Regresar al blog

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.